JILGUER"ITOS" MUTADOS

 

Pues vamos a intentarlo también con los jilguer"itos" mutados...

Antes de nada, quiero agradecer a Pedro Alberto López Rodríguez su gran generosidad al cederme esta pareja de jilgueros isabela para iniciar este año un nuevo "pequeño gran reto" (posiblemente recordéis un artículo en el nº 25 de la revista "Ornitología Práctica" con un título parecido y que firmaba quien escribe).


Fotos de la hembra isabela, sin terminar de mudar.

 

Pues lo dicho, hay pocas personas que estén dispuestas a ceder una pareja de jilgueros mutados a un compañero, y eso es lo que precisamente ha hecho Pedro conmigo. De su impresionante línea de jilgueros siberianos (Carduelis carduelis major) en las distintas mutaciones en las que los cría, ha venido a "Alario" una pareja de isabelas de talla media-pequeña (las fotos fueron tomadas cuando todavía no habían completado la muda), y es que yo, quizás un poco por llevar la contraria y viendo que el número de jilgueros major mutados es cada vez más grande, me gustaría empezar a ver en los concursos y en las tiendas especializadas nuestros jilgueros mediterráneos (Carduelis carduelis parva) luciendo en su librea las distintas mutaciones que ya tiene su "primo mayor" (de vez en cuando se ve alguno pero de manera muy esporádica). Bien es cierto, que debido a la gran carga phaeomelánica del parva, algunas mutaciones posiblemente no luzcan tanto como en el major, pero considero que por ejemplo la mutación bruno debe caerle muy bien a nuestro jilguero, al igual que la pastel...


El macho evidencia en la máscara que no ha completado la muda.

Hembra de talla pequeña, con plumaje desordenado por la muda.

 

Pues empieza el pequeño gran reto, conseguir una línea de jilgueros parva mutados. Empiezo para ello con un macho parva portador de bruno, y la pareja isabela de Pedro (veremos que tal le cae la mutación isabela al parva). A ver si, poco a poco, vamos consiguiendo un jilguerito de forma armoniosa (muy importante este detalle), de talla pequeña, dócil, de salud fuerte y que sea capaz de lucir con orgullo todas las mutaciones que ya lleva en su patrimonio genético el Carduelis carduelis major.

Animo desde aquí a los criadores españoles (y a los jueces) a ver más allá de la talla del pájaro, y reivindicar el derecho a competir en igualdad de condiciones a las subespecies mediterráneas, y no sólo del jilguero, también del verderón, del camachuelo común, etc... Tenemos para ello mucho trabajo por delante (los centroeuropeos nos llevan mucha ventaja), pero me parece muy atractivo introducir en nuestras subespecies las diferentes mutaciones que ya circulan por las nórdicas. Obtendremos al principio pájaros intermedios de poco o nulo valor expositivo, pero vitales para conseguir ver en unos años preciosos verderones mediterráneos (Carduelis chloris aurantiventris) en satiné, o compactos y armoniosos camachuelos comunes ibéricos (Pyrrhula pyrrhula iberiae) en bruno pastel, o bonitos y proporcionados jilgueros mediterráneos (Carduelis carduelis parva) en lutino.

Creo recordar que el refrán "burro grande, ande o no ande" no tenía ningún epígrafe referente a los pájaros. No veo necesario, aunque siempre tendemos a ello, intentar agrandar el tamaño de nuestras aves. No tiene que ganar siempre el más grande, busquemos pájaros proporcionados, armoniosos y que luzcan de manera óptima las características de la SUBESPECIE a la que pertenezcan.

Es sólo una opinión.
Luis Sánchez Ríos
C.N. CS-04