REGGIO EMILIA 2013

Todos los años, en la tercera semana de noviembre, se celebra en Italia, más concretamente en Reggio Emilia, posiblemente la exposición ornitológica internacional más importante del Mundo (con permiso, claro está, del Campeonato del Mundo). Además del impresionante campeonato ornitológico que allí se celebra, me atrevería a decir que, lo que año tras año reúne allí a gran número de aficionados, es sin duda, la muestra de intercambio de aves en la que, casi con total seguridad, puedes encontrar lo que busques. Allí se dan cita criadores de todas partes del mundo (principalmente de Europa, claro), así como muchos de los fabricantes de comida, complementos y accesorios para aves.

Después de varios años sin acudir, este 2013 me decidí a ir con un objetivo claro: traerme alguna pareja más de piquituerto franjeado (Loxia leucoptera). Sabía que no habría muchos, pues ya había hablado con varios criadores extranjeros y todos me decían que ya no tenían ninguno, pero tampoco me imaginaba que entre los varios millones de pájaros que había a la venta allí, tan sólo habría una pareja de franjeados. Por suerte para mí, llegué a tiempo y  pude hacerme con ella. Adquirí también una pareja de piquituerto lorito (Loxia pytyopsittacus) que llegan para completar el plantel de Loxias del criadero.

Pero lo que verdaderamente ha hecho especial este viaje ha sido la compañía: mi padre y mi tío. Les estoy enormemente agradecido por acompañarme y hacer juntos la pequeña-gran locura de irnos desde Madrid a Italia en coche; sí, en coche. Salimos el viernes de madrugada, y estábamos de vuelta en Madrid el domingo por la noche. Fueron 3304 km en 3 días. Y el día de "descanso" fue en los pabellones de la Feria de Reggio Emilia. Todo el que haya estado allí, sabrá lo que puede llegar a cansar un día entero dentro de aquella "locura".

 

Lo dicho, una pequeña-gran locura de las no pocas que hacemos los aficionados por culpa de "esto de los pájaros". Al menos esta vez, al venir mi padre y ver todo aquello, por fin se dio cuenta de que son muchos a los que hay que meter en el manicomio, no sólo a su hijo...